VERSION
MOVIL - WEB
CHOOSE YOUR LANGUAGE

¿Resistencia al cambio?

El cambio está presente en nuestras vidas, bien es verdad, que en las últimas décadas el entorno cambiante es mucho más rápido y necesitamos estrategias para poder afrontarlos. Asimismo todo entorno cambiante habitualmente produce incertidumbre, miedo y resistencia. 

Existen dos tipos de cambios, los que están fuera de nuestro círculo de influencia y aquellos que podemos provocar en mayor o menor medida. En ambos casos creo que es importante intentar gestionarlos. Con los primeros, quizá las dos palabras claves sean Aceptación y Adaptación. Hasta que no se produce la Aceptación realmente no vamos a reaccionar y por otro lado si no podemos decidir sobre el cambio lo mejor es intentar obtener lo mejor de él, adaptarse y sobre todo no entrar en una espiral de negatividad. Como decía Eleanor Roosevelt: “Nadie puede herirte sin tu consentimiento”. 

Verdaderamente la situación ideal es que el cambio sea positivo. Pero, ¿qué es positivo? desde luego se trata de un término subjetivo y para cada persona es diferente. Para realizar este análisis sería interesante citar Stephen Covey, “Centrado en principios” y “Tener un fin en la mente”, es decir, si tenemos una meta podremos pensar si el cambio nos ayudará a conseguir nuestro fin o no y por supuesto siempre dentro de nuestros principios personales. 

Cambio

Todos hemos oído el término “zona de confort” y que además debemos de atrevernos a salir de esta zona, viviendo nuevas experiencias, aumentando nuestra área de influencia y creciendo como personas. Estoy de acuerdo, sin embargo, desde mi punto de vista no debemos olvidar nuestros principios y nuestro fin, es decir, no se trata de cambiar por cambiar ni de vivir nuevas experiencias sin ningún tipo de control. 

En definitiva, aceptemos los cambios, no tengamos miedo a cambiar, adaptémonos pero siempre avanzando hacia nuestro fin.

“Progresar es imposible sin cambiar, y aquellos que no pueden cambiar su mente, nada podrán cambiar.”  George Bernard Shaw